menú

lunes, 22 de febrero de 2016

Reseña: Inglaterra, una fábula




 "Ésta troupe que solo desde hace tres meses se llama The Great Will, es el último y más vivo bastión de aquella legendaria Compañía de Caballeros de la Rosa, nacida en una corte de provincias para alegrar a una princesa encerrada en su torre a quien ni el mismo Mago Merlín había podido curar de la melancolía..."






SINOPSIS: "Esta fábula comienza a fines del siglo XX, en el extremo sur del archipiélago de Tierra del Fuego, en la isla del Waichai, con el último niño salvaje y los documentos que permitirán reconstruir la tragedia más extraña que registra la historia de los mares australes.
0 cuatro siglos atrás, en la isla del norte, cuando William Shakespeare conoce en la corte isabelina a un hombre de piel oscura y ojos negros que posee el lenguaje más rico del universo. 
0 a fines del siglo pasado, cuando un conde delirante, maestro de Oscar Wilde designa a la Profeta su heredera en la conducción de la compañía de teatro The Great Will y en la búsqueda del secreto oculto en el corazón de la tempestad. 
0 en I9I4, cuando el acorazado en el que viajan los miembros de la Compañía pone proa al Cabo de Hornos y Shakespeare encuentra entre los últimos onas el nombre de su destino. Inglaterra no es una crónica de la Historia. 
Es una fábula que recupera el diálogo perdido entre dos civilizaciones que sólo han enfrentado sus lados oscuros. Leopoldo Brizuela ha escrito un clásico contemporáneo: una novela que cambia el modo de leer la historia y la literatura."


Es difícil saber por donde empezar cuando hablamos de esta hermosa historia que nos narra la odisea de uno de los primeros circos en pisar América Latina en busca del nombre de su destino.

La novela comienza con dos investigadores que llegan a una isla ubicada en Tierra del Fuego (Argentina) cuyo único habitante es un anciano indio que les da cobijo en su hogar. A mitad de la noche y en medio de una tempestad ven un misterioso ocurrir fuera, con el viejo hablándole a la luna y el paisaje profanado por una multitud de lápidas blancas de las que antes no habían reparado.                                                                                                                                                                                                
 Así, mediante averiguaciones, se nos cuenta la tragedia de una compañía inglesa de teatro que fue la primera en acunar a Shakespeare cuando aún era un joven poeta, y a la que el mundo le dio la espalda al perder el amor por la palabra, condenándolos a vagar por el mundo en un barco de siglos de antigüedad, relegándolos a convertirse en un vulgar circo, a la espera del renacer de la cultura y poesía, buscando el nombre de su destino incierto.
"Esa misma soledad le había ayudado a leer con más calma el su corazón salvaje, crecido en lo más secreto del bosque Shakespeariano"

Hay que destacar la hermosa narrativa del autor, su atractivo manejo de las palabras vuelve casi todo el libro una gran poesía y nos sentimos navegar en aquel barco centenario rodeados de vestuarios coloridos y restos de escenografías, junto con el elefante y los leones, viendo ensayos de teatro y malabaristas practicando a fines del siglo xix.       


                  

 La Condesa me pareció un gran personaje, valiente y amante del arte, aunque algo egoísta, siempre buscando su destino y soñando con salvar Inglaterra de la sombra de ignorancia que la cubre.Aprendemos mucho de los yaganes (la tribu de la isla de Tierra del fuego) su cultura, su lenguaje.

"Solo nos preocupaba el enigma de la niña que tenía en sus manos nuestro destino... 
pero parecía ignorar el suyo propio"


Verdaderamente me pareció una novela muy rica, inteligente y poética, que nos cuenta sobre el destino de dos mujeres y un mundo desolador que amenaza contra la belleza.


El final en particular me pareció muy tierno, esa pequeña reflexión sobre el mundo suicidándose y cerrando sus mentes, y aquella pequeña oportunidad, última esperanza, fue wow  


  Ganadora del Premio Clarín 1999, es una novela imperdible


" 'Porque además', continúa la carta, '¡cuánto sabe...! ¡Qué tesoro tan vasto de imágenes y palabras, de historias y reflexiones guarda ese viejo corazón castigado por todos los rigores! ¡Y qué sabiduría, qué libertad para expresarlo y grabarlo en mi reticente corazón...!' "













6 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Gracias por pasarte por mi blog :)
    Ya te sigo yo también!
    Sobre la reseña, no me llama mucho el libro. Así que lo dejo pasar, gracias por la información :)
    Un besito!
    Nos leemos!

    ResponderEliminar
  2. Tiene una pinta buenísima y la reseña, fenomenal, hace que aún sea mejor.
    A Brizuela lo conozco porque sigo los premios Alfaguara desde 1998, cuando se crearon. De Leopoldo Brizuela tengo en el montón de espera (aún) su premio de 2012 por "Una misma noche". Esta entrada puede ser el empujón que lo saque de la espera.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debo admitir que éste es el primer libro que leo del autor, pero me dejó fascinada y voy a buscar otros.Éste ganó el premio del 1999, la verdad fue una sorpresa. Te lo super recomiendo
      Cuidate!

      Eliminar
  3. Hola!!!
    Me encantó la reseña, aunque el libro no digo lo mismo, no me llama mucho ;)
    Nos leemos, besos ^^

    ResponderEliminar