menú

viernes, 15 de enero de 2016

Reseña: La lluvia en tu habitación



"Daría lo que fuese para que todos pudiesen verte ahora, pero sólo yo te veo."




A sus diecisiete años Alessandra se enfrenta a la muerte de su madre tras una larga enfermedad, lo que le da un giro rotundo a su vida y la depresion que siente la lleva a no tolerar a toda la gente de su entorno que siente lástima por ella. El día que vuelve al Instituto decide sentarse junto a Gabrielle, apodado el Chico Cero,cero palabras, cero estilo, cero notas, para que ninguna de sus 'amigas' se acerque con charlas emotivas sobre lo mucho que la entienden. Desde ese momento pasa a formar parte de Cerolandia, y su silencioso compañero parece empeñarse en mostrarle indiferencia, mientras Alessandra deberá cumplir con su duelo y rearmar su vida golpe tras golpe





Ok, esa no es la sinopsis del libro, la mejore un poco, pero es que la original te hace imaginar una cosa totalmente distinta y crees que vas a encontrar un libro de amor en el colegio cuando en realidad nos encontramos con un libro lleno de dolor y pérdida.

La historia está narrada en primera persona por Alessandra, quien en muchos capítulos le 'habla' a su madre sobre como va sobrellevando la situación de vivir sin ella y todos los miedos que la acechan. Tiene muchísimas frases hermosas y muchas enseñanzas

"Creo que también se muere así: cuando se deja de usar ciertos objetos o de entrar en algunas habitaciones. Aprisionamos el pasado para que no nos dé alcance con el peso de los recuerdos."
Alessandra esta enojada con la vida, y pasa de ser una adolescente normal que sale a fiestas o de compras con sus amigas (Demasiado normal, increíblemente normal y plana en un principio, pero admito que cuando los personajes ya arrancan super diferentes y especiales es como muy irreal y los termino odiando) a no querer hablar con nadie, huir de todas aquellas personas hipócritas que no estuvieron cuando ella lo necesitó y ahora surgen de la nada a raudales. Creo que a veces me molestaba un poco su actitud, como con Sonia, Sonia es un personaje muy real, la típica amiga que es super amorosa y teatral y terminas no creyendole una palabra de lo que dice, siempre todo esta bien y no es sincera (nadie puede estar super feliz por vos todo el tiempo y nunca decirte las cosas de forma franca), pero guarda, es tu BF; si bien esta chica era insoportable me molestaba los arranques de amor-odio de Alessandra, me daban ganas de gritarle que se decidiera y deje de pensarle pestes.

"Cerolandia tenía un rey taciturno y desconfiado que jamás había traspasado las fronteras de su reino. Nunca había declarado la guerra. Era un rey al que costaba entender, porque carecía de deseos..."


Cuando recién entra Cero en escena me pareció bastante original, un personaje que nunca hablara y que siempre estuviera solo en su mundo durante las clases totalmente indiferente a todos, siendo incluso lo suficientemente común para que nadie tampoco se percatara de él ( y cuando decimos indiferente es indiferente, lo saludas y no, te le sentas al lado y ni te mira, un completo vegetal) y la verdad es que no me imaginé nada romántico, era justo lo que ella necesitaba para superar su duelo, paz, sin que nadie esté fingiendo comprenderla ni tratarla como víctima, pero pasaban las hojas y el tipo seguía siendo completamente cero. Uno dice 'se van a hacer amigos y él la va a ayudar a superar su duelo' y no, el chico termina siendo muy tóxico y no me cayó bien, estaba atormentado con sus propios problemas que al igual que Alessandra callaba y guardaba para sí, pero me parecía muy inhumano, era el otro extremo de todos los que la rodeaban. 

Tuve una relación complicada con el personaje, porque no me cayó bien (hasta el final) y me parecía excesiva la forma de Alessandra de perseguirlo de un lado a otro ¿Querías indiferencia o no querías? ¿quién te entiende?

Más al final del libro pasan otras cosas y los personajes se van uniendo un poco más, Cero es bastante bobo (y no de los simpáticos) pero deja en claro que ella le importa y por lo que entendí creo que Alessandra era la que enredaba todo PARCIALMENTE SPOILER me parece que las señales de Cero eran claras, te pasa su numero, te invita a salir, te manda mensajes, te invita a su casa para pasar año nuevo no entiendo como ella seguía creyendo que no le importaba y que no eran nada, a la legua se notaba que en teoría tenían una relación, como para no enojarse el pobre. Incluso deseaba que él apareciera para ayudarla en más de una ocasión, porque Alessandra parece que no podía quedarse llorando en su casa y tenía que ir llorando a la vez que hacía quilombos, dios, hubo veces que la odié.

De todas formas, creo que es un buen libro, prácticamente Alessandra supera su duelo sola, y eso me gustó mucho, parecía que se ahogaba en un vaso de agua pero en realidad todo forma parte de superar la gran pérdida, fue lo que necesito. Tiene capítulos muy profundos y te hace sufrir junto con ella ese vacío constante en el pecho y en su propia casa, y también vemos como lo lleva su abuela y las amigas de su madre, creo que es algo que la autora supo transmitir muy bien y lo colmó de frases y metáforas que son una joyita

Otra cosa para agregar es que la portada es preciosa, y el nombre en español también, ya que el titulo original en italiano es 'mi invierno en zerolandia' y no pegaba ni con moco, así que sí, le doy el Ok a la traducción



Frases:

"No es cierto que las personas son las únicas que padecen nostalgia, también las cosas saben lo que es. (...) Pequeños objetos testarudos, dueños de un gran corazón."


"Ese recuerdo es el hechizo más poderoso que conozco: tú te transformas en tierra y mi corazón en cristal."


"A veces pienso que con sólo rozar su dolor, me arriesgo a sentir el mío. Lo despertaría como a un viejo dragón que duerme en el corazón de la montaña, y no conozco ningún hechizo que ponga de nuevo las cosas en su sitio."


"No es su soledad lo que me asusta, sino la mía, y en sus ojos veo los míos en los momentos en que me siento perdida."



"La visita no era triste y morir parecía algo tan dulce como las flores, como la sonrisa de esas estatuas que tanto nos gustaban. Por entonces el cementerio era un lugar menos solitario, y yo creía que los muertos eran felices y que ninguno sufría soledad, que sólo eran invisibles e incluso se divertían."


"Por eso adoro Cerolandia. La única regla que hay que respetar aquí es un riguroso silencio monacal: si quieres hablar, puedes hacerlo mediante gestos o usar el código morse, en caso de que lo conozcas. Nadie te pedirá nunca nada más que el respeto de esa santa regla, ni siquiera te preguntarán cómo te llamas. Cualquier noticia procedente del mundo exterior se despedaza en sus confines y, cuando logra entrar, es como una ráfaga de viento en un páramo desierto.


"Quien dice que la vida sigue es un idiota. No, la vida se para. El tiempo sigue su curso, pero la vida se para un montón de veces dentro de sí y se convierte en algo irreconocible. La parte más difícil es cuando te toca estar parado y esperar."


"Es que después de tu muerte nada puede volver a ser como antes, soy el aprendiz de brujo al que nadie podrá arreglar las cosas. No tengo nada que expiar, no me siento culpable, lo único que noto es que ha ocurrido algo y que la vida cambia, se transforma en algo que no habías pensado, se convierte justo en lo que habías visto que les sucedía a los demás, sólo que esta vez te ha tocado a ti y debes reaccionar, liberarte de las certezas, arrojar un puñado de barro sobre lo que siempre hiciste sin preguntarte por qué y acostumbrarte a lo imprevisto, a la pequeña chiflada que llevas dentro y que se muere de ganas de ponerse a gritar en el momento más inoportuno."


2 comentarios:

  1. Me encantó tu reseña, me llama la atención. Miraré si está en mi país
    Gracias.
    saludos

    ResponderEliminar